La Paz, Bolivia - 20 de Octubre de 2017 23:45  
Quienes Somos » Historia

El Centro de Promoción Minera, CEPROMIN, nació formalmente a la vida institucional en 1979 insertándose en la realidad minera, desde entonces hasta hoy, y su proyección es para mucho todavía. Su existencia y su historia, de alguna manera es la historia misma de la minería.

En la década del 1970 a 1980 nadie ponía en duda la primerísima importancia de la minería en el país. En toda la vida republicana, hasta esa década, la minería había configurado un país monoproductor de materias primas para beneficio de los países altamente industrializados.

Esa importancia fue captada por un grupo de luchadores políticos y sociales, trabajadores de base y dirigentes mineros, que no podían ser indiferentes ante el flujo de minerales y de divisas generadas por la minería hacia el exterior, con el consecuente empobrecimiento del país. Imposible resignarse ante la realidad de de ser un país rico con ingentes recursos naturales y tan pobre como consecuencia el saqueo de esa riqueza hacia el mundo desarrollado.

Bajo esta concepción este grupo humano, de cuatro personas, decidieron en ese momento edificar junto a los trabajadores mineros, sus familias y su entorno, un porvenir más justo, más equitativo. Así se concibió la idea de crear una Institución de Promoción de nuevos liderazgos sindicales y políticos del sector minero, que estuvieran comprometidos con el propósito de aprovechar la importancia nacional e internacional de la minería para beneficio del país. Esta Institución fue primero el Comité de Promoción Minera (COPROMIN) que luego devino en un Centro de Promoción Minera con sigla CEPROMIN que formalizó su proceso de creación el 11 de febrero de 1979.

CEPROMIN lleva 33 años de trabajo con el sector minero. El trabajo realizado permitió acompañar todos los momentos por los que pasó la minería y su colectivo social, momentos que determinaron hechos históricos de reivindicación, de lucha, de protagonismo; y en el ámbito económico ciclos de larga crisis, bonanza, enajenación de los recursos naturales. La Institución optó y apostó por el sector minero por ser una de las principales fuentes de crecimiento económico para el país y por haber generado hombres y mujeres con conciencia de clase, luchador@s, decidid@s al sacrificio por lograr una sociedad más justa, con condiciones y calidad de vida.

CEPROMIN continúa de manera transversal la tarea de encontrar las mejores vías para superar las desigualdades económicas, sociales y de representación social y política de las mujeres (enfoque de género), aprovechando que la nueva CPE establece un marco favorable de derechos constitucionalizados de las mujeres en general.