Minería Privada »Mineria Privada Transnacional

La gran minería privada transnacional

Está compuesta por las corporaciones de calidad mundial.

Es la minería privada tradicional: la mediana se transnacionalizó con los “Barones del Estaño”. Patiño llevó su empresa con el nombre de “Patiño Mines Corp.” a Estados Unidos como una forma de evadir los impuestos que el Estado boliviano pretendió subir de 3 dólares por cada 100 a 6. Aramayo y Hoschil hicieron lo mismo pero en Europa.

En la actualidad la minería transnacional, no van sino vienen. Como la globalización del sistema capitalista bajo el modelo neoliberal, fue posible a través de las grandes corporaciones transnacionales, cuyo patrón de acumulación fue planetario (globalizado). Este modelo en Bolivia se instaló oficialmente con el Decreto Supremo 21060 del 29 de agosto de 1985 bajo el nombre de nueva economía.

La Ley de Capitalización Nº 1544 del 21 de marzo de 1994, determinaba la transferencia exclusivamente a capitales extranjeros; y mediante Memorándum del Banco Mundial a Bolivia enero de1991 (Extensión 39001), se liberaba a las empresas mineras de trabajadores y de deudas para no “desincentivar a los inversionistas” interesados en la adjudicación de las empresas. El resultado fue el despido masivo (con el eufemismo de “relocalización”) de miles de trabajadores de las empresas estatales y la subrogación del Estado de las deudas de las empresas.

Con estos incentivos, la subasta de las empresas del Estado, fueron adjudicadas en “Contratos de Riesgo Compartido” (Joint Ventures) a las corporaciones mineras transnacionales y al ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada actualmente refugiado en los EE. UU.

En la actualidad, las más visibles en operación son la Minera San Cristóbal que explota complejos de zinc, plomo y plata y Jindal Stel Power que tiene contrato por 40 años para explotar una parte del rico yacimiento del Mutún.