Minería Privada »Mineria Privada Chica Boliviana

La minería privada chica boliviana

Si la mineralización de nuestro territorio fuera igual en toda la extensión, las empresas podrían ser también iguales, solo las diferenciarían el monto de inversiones, mayor o menor tecnología, cantidad de obreros y volumen de extracción y exportación. Empero, como la minería tiene núcleos concentrados, menos concentrados, dispersos y muy pobres porque los hay, en los menos concentrados, dispersos y pobres, se asentaron y continúan las pequeñas empresas denominadas chicas.

Son chicas por la reducida extensión, pocas pertenencias y/o cuadrículas, trabajo rústico con herramientas manuales o baja tecnología, pocos obreros,  bajo volumen de extracción y exportan a través de los medianos o de las transnacionales a quienes les venden su producción o el rescate de minerales de productores individuales, muchos rescatistas tienen carnets de “mineros chicos”.

La organización nacional de esta minería chica se llama “Cámara Nacional de Minería”, con dependencias en cada Departamento en calidad de Cámaras departamentales o regionales. Su nombre está sobredimensionado porque teóricamente no tienen diferencias con la mediana y gran minería, ya que aspiran a ser grandes y con todo derecho; pero, salvo excepciones, el sector carece de posibilidades de crecimiento por sus yacimientos pequeños y mayormente pobres, razón por la que sus trabajadores, en su mayoría, no gozan de seguridad social e industrial; trabajan con herramientas rústicas y el Estado siempre favoreció a la gran minería mediana y en tiempos neoliberales favoreció a las CTN`s.